Adiós al roaming

Fuente imagen: successfulrealestatecareers.com

 

Ayer nos despedíamos de un viejo conocido, el roaming. Todos los que nos hemos movido por Europa o pasado largos periodos fuera de casa conocemos la tan temida y odiada itinerancia, una tarifa muy superior que teníamos que pagar cuando visitábamos cualquier país europeo que no fuese el nuestro no pudiendo comunicarnos con nuestros familiares ni enviar las fotazas de nuestras últimas vacaciones sin pagar y llorar al ver la factura.

Una situación que nos convertía en yonkis de los “Free Wifi” y que hacían que nuestra primera pregunta al llegar a una cafetería de turno  fuese la contraseña del wifi, sin mirar apenas la carta.

Pocos o más bien ninguno echaremos de menos este sobrecoste que a la Unión Europea le ha costado más de una década eliminar pero que por fin ayer llegaba a su fin.

Las consecuencias más evidentes las notaremos directamente en el bolsillo de los que viajemos por Europa pudiendo mantener a partir de ahora la misma tarifa fuera de nuestro país que en el territorio nacional facilitando las comunicaciones con casa.

Unas tarifas para las que la Comisión Europea ha fijado un precio para mayoristas que ya no asumiremos como clientes y que irá disminuyendo año a año cada 1 de Enero:

  • 3,2 céntimos por cada minuto de voz
  • 1 céntimo por los SMS
  • 7,7 euros + IVA por GB

Pero ¿qué supone la supone la supresión del roaming a otros niveles?

Supone que a partir de ahora cualquier ciudadano europeo sea de donde sea se sienta como en casa en todo el territorio de los 28 países miembros de la Unión Europea incluido Reino Unido que a pesar de su salida de la UE también desactivó su itinerancia ayer.

Si bien es cierto que los esfuerzos por facilitar la libre comunicación en todo el territorio europeo han sido enormes a lo largo de las décadas, esta medida hace que además de movernos lo hagamos cómodamente y sobre todo que la comunicación sea más accesible e igualitaria sin el tan conocido roaming.

En una era donde las formas de comunicación avanzan prácticamente al segundo y donde los usuarios somos cada vez más exigentes y dependientes de nuestros dispositivos móviles esta medida “Era la última pieza del puzzle” en palabras de Andrus Ansip vicepresidente de la Comisión Europea responsable del Mercado Único Digital. Una pieza que se ha hecho de rogar (10 años para su implementación) pero que en un contexto de cierto euroescepticismo llega como agua de Mayo, uniéndonos hoy más como europeos y haciéndonos más iguales.

Así que ya sabéis desde hoy ya no hay excusa para no llamar a casa ni para “mendigar” el wifi. Adiós al roaming.

 

Autora: Marina de Miguel García-Argüelles

Licenciada en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política por la Universidad Camilo José Cela y Sinergóloga (experta en lenguaje corporal). Ha trabajado como investigadora social y en campañas electorales en España. Apasionada de la comunicación política, en general, y del discurso y spots, en particular.

 

Adiós al roaming
Valora este post