Saltar al contenido

6 formas de encontrar más alegría como profesor de música

Los maestros de hoy enfrentan desafíos como nunca antes. Las aulas abarrotadas, los implacables recortes presupuestarios y la subestimación general pueden acabar por desgastar el espíritu y destruir la felicidad que sientes cuando ayudas a otros a descubrir su habilidad musical. Sin embargo, puede evitar el estancamiento, mantener su fervor profesional y encontrar más alegría como maestro siguiendo estos prácticos consejos.

1. Manténgalo nuevo

Repetir el mismo plan de estudios año tras año puede generar aburrimiento. Puede que ni siquiera te des cuenta, pero cuando enseñas el mismo contenido una y otra vez, puede empezar a palidecer. Los maestros de música deben demostrar continuamente los mismos pasos básicos al mostrar a cada nueva clase de estudiantes las posiciones adecuadas, la postura y otras técnicas de interpretación.

  • Sin embargo, puede encontrar más placer en la enseñanza al monitorear varios sitios de Internet en busca de nuevos materiales y métodos de capacitación. Repase lo que sabe que debe incluirse y luego haga una lista de posibles adiciones. Por ejemplo, hay muchos recursos maravillosos como Noteflight, que hace que aprender a escribir sea divertido, o sitios como Recursos para profesores de música que ofrecen una gran cantidad de inspiración e ideas. Al dinamizar su contenido, descubrirá nuevas vías para transmitir técnicas ancestrales.

2. Instituir el tiempo de debate antes y después de la clase

Tanto usted como sus alumnos necesitan una forma de asegurarse de que se comprendan las lecciones anteriores. Tómese un tiempo antes de cada clase o sesión para preguntar si algún alumno tiene preguntas de la lección anterior. Explorar con qué están luchando sus estudiantes no solo le dará una mejor comprensión de las áreas que necesitan énfasis, sino que también estimulará el amor natural que siente por compartir su maravillosa habilidad.

  • Después de la clase, tómese unos minutos para explicar lo que se espera en la próxima lección. Cuando los estudiantes tienen parámetros claros, en lugar de solo tareas de memoria o práctica cronometrada durante X minutos cada día, logran un progreso más seguro. Y un sentido de logro bien merecido los alentará a ambos.

3. Sea real

Una respuesta positiva de los estudiantes es una parte esencial para obtener una verdadera alegría por el arduo trabajo que realiza, y los maestros que son honestos acerca de sus propias experiencias, y que incluso están dispuestos a que se rían de ellos, desarrollan una atmósfera de apoyo. Si ocasionalmente comparte sus experiencias aprendiendo a tocar cada instrumento, ayuda a crear una conexión con la que los estudiantes pueden identificarse. Ellos entenderán que no eras perfecto cuando comenzaste tu viaje, por lo que tampoco deberían esperar una exención de las luchas que enfrentan todos los músicos.

  • Sea sincero sobre los errores que ha cometido. Compartir historias divertidas y otras anécdotas sobre tu camino desarrollará una camaradería que es esencial para cualquier orquesta o grupo de músicos.

4. Genere metas alcanzables

El mejor progreso se ve a menudo cuando los estudiantes siguen una serie de pequeños pasos. El entrenamiento musical se trata de dominar un paso a la vez, pero es importante recordar que un objetivo a largo plazo (como querer tocar profesionalmente) puede ser desalentador si se mira a corto plazo. La creación de metas alcanzables a corto plazo (de 3 a 6 semanas) para sus estudiantes no será una carga ni les aburrirá; de hecho, establecerá hitos que se pueden observar más adelante para animarlos. Además, cuando sus estudiantes alcanzan las metas que usted estableció, usted logró las suyas.

5. Cree recordatorios visuales

Hubo muchas razones por las que eligió dedicar su vida a la profesión docente, recuérdeselas creando señales visuales y colocándolas en su salón de clases. Cualquier cosa funcionará, siempre que comprenda el significado. Algunos ejemplos incluyen:

  • Un póster o una imagen inspiradora que venere a alguien o algo que ha cambiado el mundo puede representar el hecho de que usted está marcando una diferencia en la vida de sus estudiantes. La instrucción musical influye positivamente en los estudiantes. Ofrece una mejora académica inmediata y desarrolla las habilidades necesarias para competir en la fuerza laboral competitiva de hoy; pero el entrenamiento musical también se ha relacionado con un desarrollo más fuerte de la percepción sensorial y con otros aspectos de la salud cerebral a largo plazo.
  • Una palma viva u otra planta colocada en la habitación puede representar el desarrollo profesional que brinda la enseñanza. Enseñar música te hace adaptarte y crecer cada año a medida que introduces nuevos métodos y aprendes cosas sobre tus límites personales y cómo superarlos.

6. Pregúntele a sus compañeros profesores

Muchos de sus colegas enfrentan exactamente las mismas experiencias que usted y podrían tener alguna idea de cómo encontrar más alegría como maestro. Todo el mundo llega a una rutina en su trabajo de vez en cuando, por lo que pedirles consejo puede ayudarte a encontrar la clave para una mayor felicidad. ¡Incluso un maestro puede ser un estudiante!

Ser un educador es difícil, pero puede asegurarse de no perder su pasión centrándose en las razones por las que eligió enseñar en primer lugar y construyendo un entorno que fomente logros significativos. Cuando sus estudiantes tienen éxito, usted también lo hace.