Saltar al contenido

Enseñar a los niños a cuidar un violín

Cuidando un violín

Como instructor de música, encontrar formas aplicables de enseñar a los niños a cuidar sus instrumentos es parte del panorama. Construir y cultivar el amor por la música en estudiantes de todas las edades es una profesión satisfactoria pero exigente. Pero, con los niños pequeños, es de suma importancia que se enfatice repetidamente el cuidado adecuado del violín.

Dado que los violines son susceptibles de dañarse si se ignoran las fluctuaciones en la humedad y los cambios de temperatura o si se ejerce demasiada presión sobre las partes, se debe enseñar a los niños el cuidado y mantenimiento adecuados de los instrumentos, además de la notación musical, la digitación y las técnicas adecuadas de arco.

Como saben, un violín descuidado no resonará (vibrará) correctamente, lo que hará que al niño le resulte más difícil aprender y emocionarse con su progreso. Esta lista examina los problemas más comunes creados por la negligencia y algunas ideas que ayudarán a mostrar fácilmente por qué el cuidado del violín es tan importante.

Efectos ambientales

América del Norte tiene muchas regiones que sufren cambios severos de temperatura y humedad, en relación con las estaciones. Los instrumentos de madera, como el violín, son vulnerables a esos cambios y se expandirán y contraerán en consecuencia, lo que a menudo conduce a costuras abiertas o grietas. Los estudiantes (y profesores) pueden minimizar los problemas al:

  • Controlando los niveles de humedad en sus áreas de práctica (hogares / habitaciones) con humidificadores portátiles. Los modelos de niebla fría, vapor y evaporación son una solución relativamente económica.
  • El aumento de la humedad en el verano se puede reducir con un aire acondicionado adecuado.
  • ¡Nunca, nunca dejes tu violín en un auto vacío!
  • Los humidificadores en estuche también ofrecen una excelente manera de mantener los niveles adecuados de humedad, y son lo ideal para almacenar su violín durante períodos prolongados (junto con las instrucciones del humidificador).

Clavijas, puente y cuerdas

Echemos un vistazo a algunas partes del voilin y cómo debes cuidarlas.

Clavijas—Las clavijas de afinación rígidas o sueltas pueden deberse a cambios de humedad, mal ajuste o simplemente un bobinado incorrecto. El problema de enrollado se soluciona corrigiendo la forma de la cuerda enrollada. La rigidez se puede solucionar reduciendo la humedad o aplicando un lubricante apropiado para las clavijas, pero las clavijas sueltas o deslizantes deben ser reparadas por un luthier.

Para enrollar la clavija correctamente:

  1. Inserte el extremo de bola (nudo) de la cuerda en el cordal de modo que la cuerda pase por encima.
  2. Ahora que la cuerda está anclada, doble el extremo de la clavija de la cuerda para que forme un ángulo recto de aproximadamente 1/2 pulgada (forma de «L»). Esto te ayudará a enhebrar y enrollar correctamente en la clavija.
  3. Pase la cuerda a través del orificio de la clavija y gírela de modo que el orificio quede ahora frente a la voluta del violín. Ahora la cuerda se fija de forma segura en la clavija.
  4. Aplique presión suavemente sosteniendo la cuerda enseñada en la dirección opuesta a la clavija (por ejemplo, si la clavija está ubicada en el lado derecho del diapasón, tire suavemente hacia la izquierda) y enrolle la cuerda dos vueltas completas alrededor de la clavija. . Esto enrollará la cuerda lejos del agujero de la clavija (lejos de la cabeza de la clavija).
  5. Ahora, cambie de dirección inclinando la cuerda hacia el lado de la clavija del diapasón y continúe enrollando. La cuerda debe cruzar las dos vueltas originales y enrollarse de manera suave y ordenada sin amontonarse. Siga enrollando hasta que la cuerda tenga suficiente tensión para permanecer asentada en el cordal.
  6. Enrollar las cuerdas correctamente ayudará a mantener y cuidar las clavijas de violín.

Instrumentos de cuerda—Debe reemplazarse cada 6-12 meses dependiendo de la frecuencia de uso. Desea que sus estudiantes puedan crear los mejores sonidos posibles, pero para que eso suceda, los reemplazos de cuerdas son vitales. El reemplazo de cuerdas debe realizarse una a la vez para evitar que el puente se mueva o se dañe, o que la barra de sonido se salga de su lugar.

Puente—Esta parte muy delicada (la pieza de madera delgada y vertical en el medio del violín) necesita una atención especial. Dado que no está unido a la mesa (cuerpo) del violín, depende de la presión de las cuerdas para mantenerlo asentado correctamente. Con el tiempo, puede comenzar a inclinarse. Enseñe a los estudiantes a verificar periódicamente la posición vertical del puente para ver si necesitarán que usted los ayude a volver a colocarlo suavemente en su posición. Los puentes extremadamente deformados deben ser reemplazados por un luthier profesional.

Limpieza y reparaciones

Es una gran idea enfatizar la importancia de la limpieza y el cuidado regulares del violín haciendo que los estudiantes limpien el exceso de polvo de colofonia del cuerpo y las cuerdas con un paño seco después de cada sesión de práctica.

El cuidado de las reparaciones de violín que debe realizar un luthier profesional incluye:

  • Costuras abiertas: estos son espacios que aparecen con el tiempo y son causados ​​por la expansión y la contracción. Se pueden volver a pegar por un luthier, pero solo se debe usar pegamento especial. Otros pegamentos no funcionan tan bien y no deben usarse para corregir las costuras abiertas, que pueden causar zumbidos y una entonación pobre.
  • Grietas: deben repararse lo antes posible para evitar la acumulación o el alargamiento de la suciedad.
  • Reparaciones de diapasón, puente y poste de sonido: es mejor dejarlas en manos de un luthier experimentado.
  • Problemas con el arco.

Mantenimiento de proa

Para evitar deformaciones o una pérdida de comba, demostrar cómo aflojar el pelo del arco después de cada sesión de práctica puede ayudar a los niños a aprender a realizar el cuidado básico de sus violines cada vez que tocan.

* Si al volver a apretar el arco siente resistencia, deténgase. Forzarlo al continuar girando el botón podría romper el palo.

Dado que los aceites de la piel pueden transferirse a los materiales orgánicos, los niños deben aprender a lavarse las manos antes de jugar y tratar de evitar tocar el pelo del arco.

El ojal (la pequeña parte de metal dentro de la rana del arco) también es vulnerable a desgarro si el pelo del arco se aprieta en exceso constantemente, y se debe enseñar a los niños a no usar el arco para nada que no sea tocar el violín. La punta es muy frágil. Las grietas finas en el plástico marfil, plateado o de alta calidad utilizado en esta parte deben ser evaluadas por un fabricante de arcos o luthier calificado.