Entre botellines y radios: el Frente Popular contra el Partido Popular

  • Podemos e IU han sumado para hacer una coalición en la que se puede prever que bajan en votos, que se le van hacia el PSOE (los menos) y la abstención (los más).
  • De los votos nuevos que reciben los naranjas estas elecciones, siempre según las encuestas, suben hasta el 15,6% ahora mismo, aunque la figura de Albert Rivera ya no atrae tanto y su imagen se empieza desgastar.
  • El PP sale indemne en las encuestas y sube hasta llegar a rozar esa cifra del 30%

Hace tan sólo unos días Podemos e Izquierda Unida firmaban el pacto que el diario El Mundo bautizó como “el Pacto de los botellines”. En otra de las estrategias maestras de marketing de la formación morada, después de alcanzar un acuerdo por el que Alberto Garzón y el resto de IU se quedaban con 1 de cada 6 escaños que sacara la coalición y con la condición fundamental de que se respetaran las siglas; nació Unidos Podemos, que es como se llama a la coalición que parió el pacto de los botellines. Para celebrarlo, sus líderes hicieron un vídeo para demostrar su buena relación.

Otra estrategia de marketing, porque lo que están haciendo realmente es luchar por el poder. Con los números electorales en la mano, IU opta a 8 escaños –con suerte- si realmente se cumplen los pronósticos, lo que está muy bien porque le da el cuádruple de sillones si se compara con los 2 escaños que tiene ahora mismo, pero que son 2 escaños con 923.133 votos detrás en realidad. Voy a hacer un esquema de cómo creo que puede quedar Podemos o lo que se entiende que es Podemos, que en realidad es una megaconfluencia con apenas poco más de la mitad realmente morada y con muchas rivalidades.

RESULTADOS 20-D

Nº escaños

%  escaños s/ coalición Nº votos % votos s/total 20-D

% votos s/ coalición

Podemos 42 59,2% 3.182.082 12,7% 52,1%
En Comú-Podem 12 16,9% 927.940 3,7% 15,2%
Podemos-Compromís 9 12,7% 671.071 2,7% 11,0%
Podemos-En Marea-Anova-EU 6 8,5% 408.370 1,6% 6,7%
IU-Unidad Popular en Común 2 2,8% 923.133 3,7% 15,1%
TOTAL 71 100,0% 6.112.596 24,4% 100,0%

Ahora mismo, las encuestas dan a Unidos-Podemos un 23,2% de votos como publicó El País en su portada el domingo, así que en realidad lo que está pasando principalmente son dos cosas: primero que la gente va a votar menos y va a haber más abstención y eso favorece a la derecha (en la misma encuesta el PP saca un 29,9% de votos) y segundo que la ley electoral, la famosa Ley d’Hondt, aplicada en las provincias como circunscripción, produce una descompensación que le da más o menos unos 85 diputados a Unidos Podemos.

En definitiva, que Podemos e IU han sumado para hacer una coalición en la que se puede prever que bajan en votos, que se le van hacia el PSOE (los menos) y la abstención (los más). Pero por otro lado, las encuestas dan al PSOE aún menos: pasa de un 22% a un 20,2%, lo que viene a ser más o menos como perder 10 diputados. Pero aquí Sánchez ha decidido dar una pirueta hacia el centro al darse cuenta de que le están ganando el terreno por la izquierda, y esto se ve claramente cuando el 13 de mayo, 4 días después del anuncio de la formación de Unidos Podemos, invocó a Suárez. Pero cabría preguntarse si esta es una estrategia acertada, ya que podría esperarse un traspaso de voto del PSOE hacia Ciudadanos. De los votos nuevos que reciben los naranjas estas elecciones, siempre según las encuestas, suben hasta el 15,6% ahora mismo, aunque la figura de Albert Rivera ya no atrae tanto y su imagen se empieza desgastar. Y Sánchez ha decidido meterse en una guerra frontal contra su ex-socio para formar gobierno, teniendo que cuidar a la vez el flanco izquierdo. Tiene pinta de que en estas elecciones Unidos Podemos le va a pasar por encima como una apisonadora al PSOE.

Por último Rajoy está más fuerte que nunca. En La Razón (o “La Viñeta de Marhuenda”, como la llama un twittero republicano al que sigo), exageran mucho sobre cómo de bien está el PP,  con artículos muy alentadores para Mariano y quizá exageren, pero es sencillamente cierto que el PP está muy bien ahora mismo. Primero porque la abstención le favorece, ya que su “suelo de votantes”, su electorado fiel, es bastante más alto que el de otros partidos, y segundo porque en esta campaña polarizada y que se polariza más a cada momento, donde los actores políticos van tomando sus posiciones a cada lado con un centro resquebrajado y dividido entre dos partidos y una izquierda frente-popularista dando el sorpasso al PSOE y siendo la oposición, el PP sale indemne en las encuestas y sube hasta llegar a rozar esa cifra del 30% (≈ 135-140 diputados). Le resulta bastante inconveniente al PP que salga justo ahora lo de pagar un depósito de 1,2 millones por si el juez cree que puede haber habido un delito de corrupción en el que el partido está acusado como responsable subsidiario de Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, que fueron los tesoreros que se llevaron a Suiza los dineros del partido, pero el PP lo está superando bien y no decae en las encuestas.

Volviendo a Unidos Podemos, y siguiendo con lo que comentaba de estrategia, la verdad es que están siendo geniales. Primero poniendo a Julio Anguita, cerrando la lista por Córdoba lo que significa, que muy probablemente no salga, pero se aseguran con él un buen puñado de votantes, y segundo poniendo a Manuel Monereo en cabeza, un tío que fue asesor de Anguita y se salió de IU cuando dijeron que no iban a ir conjuntamente con Podemos el 20-D. Ya anticipan que esto está bien como aperitivo pero que la intención es merendarse a IU.

Me resulta admirable como la coalición que han formado llega a disfrazar como lo están haciendo un programa sin propuestas económicas reseñables, pretende vender como cierto que no van a aumentar el gasto público sino que simplemente lo van a “redistribuir”,  para acto seguido decir que España está 8 puntos por debajo de la media europea en recaudación y que van a poner no sé cuantos impuestos nuevos. Entiendo que el dinero seguirá faltando y que además habrá un agujero cada vez más grande con el aumento de déficit, que es gastar más de lo que ingresas. No entiendo que en un país como España en el que hay 18 millones de población empleada –entre ellos 3 millones de funcionarios- y unos 4,8 millones de parados -por lo que haciendo números hay 15 millones de trabajadores en el mundo privado, 1 de cada 3, que pagan los impuestos que permiten vivir al conjunto de toda la ciudadanía española, 46 millones- estos señores quieran poner una renta garantizada de 600 euros y que puede llegar a ser de hasta casi 1.300.

La vida cuesta y cuando algo es gratis significa que otro lo paga, por tanto esta estrategia de subir impuestos, dar más subvenciones y luego, repartir el dinero dando 7.000 millones de euros en ayudas a países extranjeros cuando lo que de verdad hace falta es ayudar a los españoles que lo están pasando mal y entiéndase bien mi comentario, no quiero sonar de ninguna manera discriminatorio para con ninguna minoría que viva en nuestro país porque aquí cabemos todos, pero que a los que trabajan y aportan impuestos les asfixien y a los que no trabajan o incluso los que sí lo hacen pero en negro, les den 1.300 euros cada mes por no hacer nada de nada, crea una burbuja que acabará estallando y pasará como ha pasado en los populismos socialistas en Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia… Incluso en Andalucía se ve mínimamente la cultura populista y de la subvención, ya que es una comunidad con un índice de paro muy alto comparado con la media española y un PIB per cápita bajo. Lleva allí 36 años el socialismo.

Así pues, y para terminar, esta semana nos ha dejado noticias curiosas como que Begoña Gómez, la mujer de Sánchez que es quien hasta hace poco acusaba a Rajoy de corrupto y le quería pintar como un tirano por no poder hacer más por que hubiera menos empleo precario en España, resulta que tiene una empresa en la que explota a sus trabajadores y les paga por debajo del salario mínimo. Poco va a cambiar la cosa el 26-J pero si Unidos Podemos es la cabeza de la oposición, esta legislatura va a estar muy movida. Si es el gobierno ya ni hablemos. Detrás de ellos estará el cada vez más invisible centro de Ciudadanos y en parte del PSOE, que también tiene a otra parte de su electorado desilusionado -el de más a la izquierda- porque el proyecto no le engancha y, delante, como primera fuerza, estará el PP. Va a ser una legislatura para el recuerdo casi seguro, esperemos que ya no haya que hacer hat-trick de elecciones y se forme gobierno mediante pactos sólidos. Mientras tanto, esperaremos a ver qué pasa con la misma cara que se le ha quedado a Pep Guardiola, ‘indepe’ reconocido, cuando ha sonado la canción “¡Que viva España!” en su despedida del Bayern.

 

Autor: Álvaro Solé Torrecilla

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por CUNEF (Universidad Complutense) en la especialidad de Dirección Financiera; y en la actualidad trabaja en el departamento de banca de inversión de un conocido banco español, en el área de finanzas corporativas. Para Álvaro la política es una pasión a la que dedica sus ratos libres: en redes sociales, redactando artículos, participando en debates y ponencias y, puntualmente, como asesor de campañas electorales. Sus áreas de mayor interés son la política española en general y la catalana en particular, además de la  política internacional, en especial la Unión Europea, Oriente Medio y Estados Unidos.

Entre botellines y radios: el Frente Popular contra el Partido Popular
Valora este post