Entrevista con el eurodiputado Víctor Negrescu

Los rumanos ven una posibilidad de desarrollo en la Unión Europea”

Es sábado y estamos a punto de despedirnos de la campaña electoral en Rumanía. Los candidatos continuarán recorriendo el país hasta el próximo 9 de diciembre. Frente al Danubio y con el contorno de Bulgaria asomando al otro lado, entrevistamos a Víctor Negrescu, diputado europeo.

RedComPol: ¿Cuál es tu opinión sobre la situación de la socialdemocracia hoy en día en Europa?

Victor Negrescu: La socialdemocracia tiene todavía un gran potencial. Pero de momento no lo aprovecha porque la socialdemocracia no utiliza lo suficiente las ideas de los militantes y simpatizantes que trabajan para y por el partido en Europa. Si queremos continuar con la socialdemocracia en Europa, hay que escuchar a la gente y sobre todo a nuestros militantes. Porque van a decirnos que la socialdemocracia tiene que renovar sus ideas y adaptarlas al contexto actual.

A pesar de ello, veo un futuro para la socialdemocracia europea. Un gran futuro. Para ello, nuestro partido tiene que democratizarse aún más con el objetivo de conocer el liderazgo que exprese de la mejor manera posible el espíritu de nuestros militantes y simpatizantes. Para que seamos un partido que represente el punto de vista de la gente que nosotros representamos.

RCP: ¿Es algo que tiene que hacer el partido en cada Estado Miembro o debe ser la Unión Europea como conjunto?

VN: Creo que es algo que podemos hacer juntos. El partido en los diferentes Estados Miembros debe trabajar de manera independiente, pero juntos al mismo tiempo. A veces es difícil llegar a acuerdos sobre todos los asuntos, pero está claro que hay que interactuar, hay que conversar. De momento no hay suficientes interacciones entre nuestros partidos.

Creo que en lo que al PES se refiere hay grandes ambiciones y buenos proyectos. Creo que el actual liderazgo del PES trabaja en esta línea, pero hace falta que se avance hacia esta dirección. Y para ello hace falta que nuestros partidos nacionales acepten trabajar juntos y que seamos verdaderamente un partido europeo; y lo seamos no solamente sobre el papel, no simplemente una federación de partidos, sino un verdadero partido europeo.

RCP: ¿Cómo defines la relación entre Rumanía y la Unión Europea?

VN: Rumanía y los rumanos quieren a Europa. Creo que hemos trabajado para formar parte de la Unión Europea. Hemos depositado en ello muchos esfuerzos. Fue un milagro para nosotros. Actualmente formamos parte de la Unión Europea, pero aún estamos lejos de los objetivos que nos propusimos. El espíritu en Rumania es marcadamente pro-europeo. Sin embargo, estamos viendo cada vez más a menudo, en nuestro país y en el resto de países de Europa del Este, que hay gente y partidos políticos que propagan mensajes populistas y que utilizan Europa para ganar votos.

En Rumanía, la Unión Europea todavía no ha perdido. Puede que sea el único país de Europa del Este donde la Unión Europea aún no ha perdido. Para que la Unión Europea se mantenga como la ganadora, esta tiene que girarse hacia la Europa del Este, para evitar lo que está pasando en Polonia o Hungría, donde partidos populistas, o más bien nacionalistas, no entienden lo que es la Unión Europea y sus valores; valores ligados a la solidaridad.

RCP: ¿Qué se debe hacer entonces para luchar contra el populismo?

VN: Para luchar contra el populismo, creo que lo mejor es interactuar más con la gente. Decirles lo que está bien y lo que no lo está. Reconocer lo que hemos hecho bien y lo que no hemos conseguido hacer. Hay que ser honesto: el populismo puede combatirse. No hay que esperar a que el populismo se propague. Hay que ser activo difundiendo nuestros valores e ideas. Hay que luchar contra las ideas preconcebidas y las ideas promovidas por los populistas.

Creo que la gente necesita estar convencida y creer en el proyecto democrático y el proyecto de nuestro sistema. Hemos olvidado proponer este proyecto. Hemos olvidado construirlo. Hemos olvidado conversar con la gente y darles la confianza para que crean en nuestros proyectos.

RCP: Si digo “Europa federal”, ¿qué te inspira?

VN: Desde un punto de vista personal, no tengo nada contra una Europa federal. Una Europa más unida, en mi opinión, es más fuerte. Para tener una Europa federal, hace falta sobre todo un espacio donde todo el mundo se sienta igual. Vivamos en capitales o no, hay que sentirse europeo de la misma manera. Vivamos en el noroeste de Rumanía, que es la región más pobre de Europa, o vivamos en París, las personas tienen que sentirse iguales.

Hace falta, por lo tanto, no sólo construir una Europa federal, sino construir una Europa de ciudadanos. Donde los ciudadanos se sientan verdaderamente europeos e iguales.

A veces, las instituciones europeas parecen estar muy lejos de los intereses de los ciudadanos. Europa tiene que acercarse a sus ciudadanos para construir una Europa de ciudadanos que pueda ser verdaderamente una Europa federal.

RCP: ¿Cómo evalúas hasta ahora la campaña electoral?

VN: Creo que la campaña ha comenzado bien para el partido socialdemócrata en Rumanía. Los socialdemócratas son los primeros en las encuestas. Tenemos en torno a 40% de votos y esperamos tener más del 50%. Pero este no es el objetivo. No es una cuestión de porcentajes. La idea es convencer a la gente sobre nuestros proyectos, para que podamos implementarlos una vez lleguemos al gobierno. La campaña aún no ha terminado y va a ser dura. Creo que ganaremos.

Lo que se plantea es si el Presidente va a respetar la ley o no. Es decir, normalmente, los partidos que tengan la mayoría van a nominar al primer ministro. Tenemos miedo de que nuestra propuesta no sea la que el presidente va a elegir. Hay un debate sobre el principio democrático en Rumanía. Un debate que esperemos no tenga lugar y que los ganadores de las elecciones, que esperemos seamos nosotros, podamos nominar al primer ministro y formar un gobierno como debe ser.

RCP: ¿Qué han aportado a esta campaña los activistas del PES?

VN: Creo que los activistas aportan muchísimo a cualquier campaña, pero sobre todo a la nuestra. Porque nuestro objetivo como partido socialdemócrata es mostrar que la socialdemocracia es solidaria y que existe en toda Europa. Que nosotros, los socialdemócratas, nos ayudamos y que esta ayuda para la campaña puede existir en otros niveles, también a nivel europeo.

Hay que demostrar sobre todo a la gente que Europa no ha olvidado a nuestros países, regiones o ciudades. Que a veces todos tenemos los mismos problemas y que queremos trabajar por una mejor solución; buenas soluciones que pueden hacer una Europa más unida.

RCP: Rumanía es un país con altas tasas de abstención. ¿Cómo animas a la gente para que acuda a las urnas?

VN: El nivel de abstención varía según el tipo de elección. Pero está claro que nos gustaría que la gente fuera más participativa. Tenemos que conseguir que la gente se interese más a la política. Y si comparamos con los años 90, la tasa de abstención es muy elevada. En Rumanía hay gente que ha muerto en la revolución por el derecho al voto. Y puedo decir que no entiendo las razones por las cuales la gente no va a votar, sabiendo que hay gente que ha dado su vida por ello.

Pero lo que verdaderamente hay que hacer es mostrar a la gente que el voto de cada uno es importante. Hay que poner en valor a cada individuo y a cada votante para que la gente se implique más. Que la gente se convenza de que participando en las elecciones se podrán hacer verdaderos cambios.

RCP: Rumanía es uno de los países menos desarrollados de la Unión Europea. ¿Crees que sus ciudadanos ven la Unión Europea como algo muy lejano?

VN: Efectivamente, Rumanía es uno de los países menos desarrollados de la Unión Europea. Creo que este desajuste tiene que recuperarse. Rumanía tiene un gran potencial sobre todo a nivel de su población. Nuestra principal cualidad es la calidad de la gente y lo que pueden hacer.

Creo que los rumanos ven una posibilidad de desarrollo en la Unión Europea. Para ellos, es una fuente de oportunidades. Sobre todo, a través de los fondos europeos, los intercambios que se establecen en el interior de la Unión Europea. Es esto lo que puede motivar a la gente a hacer muchas más cosas y empujar a las autoridades a trabajar más. Pero lo que también hay que decir es que la Unión Europea tiene que ser más accesible. Los rumanos eran muy optimistas porque creían que perteneciendo a la Unión Europea las cosas serían más fáciles. A veces complicamos demasiado las cosas.

Para mantener este nivel en el seno de la Unión Europea, esta tiene que democratizarse aún más. Y que las oportunidades, pero también las obligaciones, de los ciudadanos europeos sean más abiertas, transparentes y fácilmente accesibles.

Entrevista con el eurodiputado Víctor Negrescu
Valora este post