La política migratoria de Merkel cuestionada tras el ataque

 

El pasado lunes 19 de diciembre un camión irrumpía en un céntrico mercado de Navidad en Berlín, arrollando a la multitud y acabando con la vida de 12 personas y dejando decenas de heridos, 18 de ellos en estado grave. El suceso, que recuerda a lo ocurrido en el paseo marítimo de Niza el pasado mes de julio, tuvo lugar alrededor de las 20.30h en Breitscheidplatz, una de las zonas más turísticas de la capital alemana, con numerosos hoteles, restaurantes y comercios, y donde se encuentra la Iglesia Memorial Kaiser Wilheim.

A pesar de que hasta este martes ninguna organización había reivindicado la autoría del suceso, desde el principio se habló de atentado terrorista. “No quiero usar aún la palabra atentado, aunque muchos elementos apuntan en esa dirección”, señalaba horas después del suceso Thomas de Maizière, ministro del interior alemán. No fue hasta este martes, 24 horas después del ataque, que el llamado Estado Islámico reivindicó el atentado a través de la agencia de noticias Amaq, utilizada por la organización con fines propagandísticos: “Un soldado del Estado Islámico ha cometido la operación de Berlín en respuesta a los llamamientos a atacar a los ciudadanos de los países [que integran] la coalición internacional anti-Daesh”. Dicha coalición internacional, dirigida por Estados Unidos y en la que Alemania participa, lanza ataques aéreos contra las posiciones que el Daesh ocupa en Siria e Irak.

Aunque hasta ahora Alemania se había librado del terrorismo islamista (recordemos que los sucesos de los últimos meses, como la agresión en un tren protagonizada por un joven afgano, no dejó víctimas mortales), el país era consciente de las posibilidades que tenía de sufrir un atentado. El temor aumentó tras la detención la semana pasada de un menor de 12 años “muy radicalizado” -según publicaba El País el pasado 16 de diciembre- que intentó atentar en un mercado navideño en Ludwigshafen (suroeste de Alemania).

Las primeras informaciones sobre el presunto conductor del camión, con matrícula polaca, apuntaron a un refugiado paquistaní que había llegado a Alemania en 2015 en búsqueda de asilo. El supuesto copiloto (todavía no se ha confirmado si era el conductor o el copiloto), de nacionalidad polaca, fue hallado muerto en la cabina. Frente a estas primeras informaciones, la canciller alemana, Angela Merkel, afirmaba: “Si se confirma, para todos será muy duro que el autor hubiera pedido protección y ayuda en Alemania. Esto sería especialmente repugnante hacia aquellos que cada día se involucran en la ayuda a los refugiados; y hacia las muchas personas que realmente necesitan nuestra protección y se esfuerzan por integrarse en nuestro país”.

A nueves meses de la celebración de las elecciones federales en Alemania (septiembre 2017), y tras la crisis migratoria de este último año y medio, la presión contra Angela Merkel y su política migratoria aumenta. Diferentes líderes de partidos populistas europeos, entre ellos el británico Nigel Farage, no dudaron en culpabilizar a Merkel de la tragedia. Solo momentos después del atentado, y cuando aún se desconocía la autoría, Markus Pretzell, líder regional del partido ultraconservador y xenófobo Alternativa para Alemania tuiteaba: “Estos son los muertos de Merkel”.

Sin embargo, horas después la situación daba un giro: el refugiado fue liberado por falta de pruebas. Parece ser que las acusaciones contra Merkel por su política migratoria (el año pasado permitió la entrada de 890.000 solicitantes de asilo) fueron precipitadas.

Este nuevo escenario abre aún nuevos interrogantes sobre el caso y mantiene a la policía alemana en vilo, ya que el culpable del atentado no ha sido aún detenido.

Autora: Teresa Vallejo Molina

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y por el Institut d’Études Politiques de Estrasburgo en Ciencias Políticas y Master en Seguridad Europea y Estabilidad Internacional.
Ha realizado prácticas en el Parlamento Europeo en Bruselas así como en diversos medios de comunicación franceses y españoles.
Twitter : @twTeresaV<https://twitter.com/twTeresaV>

La política migratoria de Merkel cuestionada tras el ataque
Valora este post