No se han dado por enterados: Comunicar la crisis de Puerto Rico en los medios

La gestión de la crisis fiscal y comunicacional de Puerto Rico, dos caras de la misma moneda

No se han dado por enterados. Si insuficiente y negligente ha sido la estrategia de comunicación del gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico sobre la crisis fiscal respecto a los medios en la atribulada isla, mucho peor es su gestión en comunicar a los medios en Estados Unidos y a nivel internacional.

Para un lugar en el Caribe donde la comunidad internacional no sabe si es un país o una colonia de Estado Unidos, el lograr atención mediática es sumamente difícil. Pero eso es parte de la gran culebrón que es Puerto Rico, la colonia mas antigua del mundo.

Puerto Rico atraviesa una crisis fiscal (que los medios internacionales compararon erróneamente con Grecia), que tiene el potencial de afectar el mercado de inversiones en Estados Unidos. Si no paga el 1ero de Mayo puede crearse una situación caótica.

Como solución el Congreso ha propuesto crear una Junta de Control Fiscal, plenipotenciaria que pueda controlar todo el aparato gubernamental de la isla, regresando al tiempo del gobierno militar tras la Guerra Hispano Estadounidense en 1898. El poco de gobierno democráticamente electo que queda en la isla seria obsoleto.

Toda la cobertura de los medios estadounidenses sobre la legislación en el Congreso para crear la junta, irónicamente llamada PROMESA (por sus siglas en inglés,) se ha centrado en las posiciones oficiales de los legisladores norteamericanos sobre el asunto.

Casi toda las citas y posiciones reseñadas provienen de oficiales del tesoro estadounidense, firmas de inversiones de Wall Street, y los mismos congresistas del Comité de Recursos Naturales. Hasta en los programas políticos domingueros de Estados Unidos el asunto de Puerto Rico ha estado ausente.

Pero no me crea a mi, haga el ejercicio en Google News. Con esa herramienta puede explorar que se esta escribiendo sobre Puerto Rico y su crisis. Para los medios de EEUU las primarias demócrata y republicana es mas importante.

A nivel internacional los Papeles de Panamá y la posible destitución de Dilma Rousseff ocupan la mayor parte de la cobertura.

Mientras una multiplicidad de partes periodísticos postulan las posiciones por parte de los “jugadores” en el escenario de la capital federal, el silencio de todos los políticos puertorriqueños es ensordecedor.

Ni siquiera aparece una contestación en medios norteamericanos por parte del representante si voto de la isla, el Comisionado Residente Pedro Pierluisi, a un reportaje presentado por el New York Times sobre un supuesto conflicto de interés relacionado con su esposa.

En el contexto actual el no contestar o fallar presentar un mensaje claro respecto a la posición del gobierno sobre un asunto tan importante no puede dejarse al azar. El silencio o la lentitud respecto mensaje oficial es fácilmente llenado por grupos de interés opositores y los consabidos “pundits” o analistas.

Una expectativa razonable seria que el gobierno hubiese buscado publicar columnas de opinión en los principales rotativos estadounidenses, hacer un “media tour” previo a la vista, como parte del esfuerzo de cabildeo oficial. Por supuesto, esa estrategia estaría complementada por la diseminación del mensaje oficial en las redes sociales.

A los estrategas comunicadores del gobierno de Puerto Rico no se les debe olvidar que el trabajo comunicativo gubernamental no puede ser reactivo, debe ser proactivo.

Los principales medios estadounidenses están altamente fragmentados y matizados por una perspectiva etnocéntrica, muy parcializada por las noticias sobre la nación. En pocas ocasiones prestan atención lo que pasa fuera de sus fronteras y eso lo saben los políticos, particularmente los congresistas, a quienes lo que preocupa es como son percibidos por su constituyentes.

Asimismo, la política norteamericana esta predicada por la presión. Si el gobierno de Puerto Rico quiere lograr acción por parte Washigton DC, tiene que poder comunicar su posición y como esta afecta al constituyente americano en cada distrito representativo.

Si no ocurre nada con respecto a la crisis de la deuda de Puerto Rico tiene evidentes repercusiones a nivel del mercado de inversiones para muchos retirados e inversionistas estadounidenses, de a pie. Y como pasa usualmente pasa, cuando el mercado en Nueva York se cae, afecta todas las bolsas internacionales.

Ninguno de ellos no se han dado por enterados.

Los fondos buitres están agresivamente haciendo propaganda en contra de Puerto Rico y no contestarla es sumamente contraproducente.

De todas maneras es mi opinión que los Estados Unidos espera que le metamos mano a la crisis por nuestro propio esfuerzo y lograr soluciones demostrando carácter y un alto sentido de dignidad.

Hay que dar cuenta a los Estados Unidos y al mundo. Es importante para Puerto Rico.

Autor: J.Q. Diaz

Asesor de asuntos públicos radicado en San Juan, Puerto Rico. Ha ocupado diversas posiciones en diversas esferas del quehacer público en Puerto Rico y Estados Unidos. Posee un Juris Doctor de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, un Master en Ciencias de la Comunicación de Illinois State University y una Licenciatura en Marketing de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Es profesor adjunto de Seguridad en la Universidad del Sagrado Corazon. Es co-dueño de una empresa de consultoría en gestión de recursos externos para I+D y asuntos públicos, The Consulting Lead (www.theconsultinglead.com) con clientes en Puerto Rico y EEUU. Es columnista regular en USA Hispanic Press, con sede en Washington D.C.

No se han dado por enterados: Comunicar la crisis de Puerto Rico en los medios
Valora este post