¿Qué sucedió en las elecciones generales del 09/09/2018 en el Reino de Suecia?

elecciones suecia

Fuente: http://jeanders-bilder.blogspot.com/2016/07/frieriet.html

El proceso electoral sueco despertó todo tipo de ánimos por doquier en el mundo; para algunos fue un alivio y para otros fue decepcionante. Se habla de alivio porque los Demócratas Suecos (ultra euroescépticos) se quedaron como la tercera fuerza político-electoral en lugar de confirmarse como la segunda fuerza según presagiaban los sondeos y las encuestas; se habla de decepción porque las dos combinaciones de partidos políticos contendientes no alcanzaron siquiera suficiente votación para cogobernar en mayoría de escaños legislativos. No quisiera presumir con restar valor a estas percepciones y tampoco quisiera desdeñar muchísimas propiedades del sistema político sueco que merecen estudiarse, pero, situándonos en la necesidad de tener que destacar una que otra propiedad sobre las demás, según observo, lo más destacado es que los partidos políticos euroescépticos son hasta este momento indetenibles.

Le tocó ahora a la monarquía sueca toparse con la incertidumbre y la negociación truncada. El nerviosismo en Suecia es consecuencia de que los Demócratas Suecos obtuvieron 62 plazas y las dos combinaciones multipartidistas se quedaron a poco más de 30 plazas para alcanzar la mayoría dentro del legislativo unicameral. A la tensión hay que añadirle la negación de Kristersson, quien es el cabecilla moderado de la oposición, de involucrar a los Demócratas Suecos en el ejecutivo; esto significa un dilema hondamente polémico y estriba entre la dimisión del Primer Ministro Löfven, quien es el cabecilla del Partido Social Demócrata y el más votado entre los suecos, o que Löfven siga en el puesto con el apoyo de los partidos aglutinados hacia la derecha, es decir con el apoyo del Partido del Centro, los liberales, los demócratas cristianos y el Partido Moderado. El problema inicia pero no se agota con este dilema; los partidos políticos apilados hacia la derecha saben muy bien que favorecer a Löfven acarrea un costo político-electoral que podría ser mortal; por otro lado el Partido Socialdemócrata sabe muy bien que esta fue la votación más ruin en décadas y aun así la base de votantes sigue siendo tan grande territorialmente que, de no encabezar la administración, la renuncia de Löfven propinaría un descredito fatal para los Partidos Políticos aglutinados hacia la izquierda, es decir el Partido de Izquierda, los verdes y el Partido Socialdemócrata.

En pocas palabras en Suecia compitieron dos composiciones multipartidistas, ambas quieren gobernar pero ninguna puede, les faltaron los votos que consiguió el discurso xenófobo de los Demócratas Suecos; atreverse a cogobernar en minoría refleja la debilidad de los Partidos Políticos suecos para generar consensos y es también exponerse a fracturas legislativas que interrumpirían las funciones de gobierno, decidirse por cogobernar en mayoría  refleja que aun predomina una orientación política que busca aislar el extremismo nacionalista pero plantea también, como se dijo, un dilema entre la primera magistratura y la necesidad de leer acertadamente el momento político que vive esta nación.

Hay mucho por resaltar de los sufragios en Suecia, no solamente porque ha cambiado la percepción del electorado sueco sino porque lo hace hacia una dirección más radical y mucho más descontenta con la inmigración y con lo “extraño y ajeno”; desde mi punto de vista lo que sucede en Suecia es fiel reflejo de lo que acontece en cada uno de los Estados miembros de la Unión Europea y no temo de afirmar que estas expresiones políticas, tan específicas como contradictorias, son imparables y a su paso vienen obteniendo cada tanto un número mayor de representantes parlamentarios; algunos podrían destacar que, por lo visto en el resultado de los comicios, en el Reino de Suecia está desgastándose lo que en la nomenclatura politológica se conoce como Welfare State, muchos otros podrían destacar las transformaciones inherentes al sistema de Partidos Políticos ya sea porque que está atomizándose o deshegemonizándose y así consecutivamente un sinfín de propiedades verdaderamente llamativas aunque no son estelares. Lo que aquí quiero destacar es que algo está sucediendo en Suecia y en toda Europa, se trata de la explosividad con que los Partidos Políticos anti-Unión Europea arremeten en los últimos eventos electorales, en cualquiera de ellos ya sean presidenciales o subnacionales, pero sobre todo en las elecciones generales (legislativos unicamerales o bicamerales).

El análisis politológico de lo que sucedió en las recientes elecciones suecas y de lo que sucede en Europa es más digerible partiendo de las lecciones de Stein Rokkan sobre la ideologización del electorado y de los Partidos Políticos, ideologización que en la coyuntura que vivimos tiende a ser mas severa con los inmigrantes y con la Unión Europea que les resulta una instancia supranacional de decisión política y eso es insoportable para muchos electores. Alemania, Austria y Holanda presenciaron el crecimiento de estos Partidos Políticos eurofóbicos, en octubre tendrán lugar comicios legislativos en Letonia y en Luxemburgo y allí no faltan adversarios del europeísmo, ¿se repetirá este fenómeno?

Autor: Roberto José Rivas Contreras

Licenciado en ciencias políticas y administrativas por la universidad central de Venezuela

Facebook y LinkedIn: Roberto José Rivas Contreras

Twitter, Instagram y Snapchat: @Roberto_UCV
Skype: roberto.rivas.contreras
Colección de ciencia política en Google+: https://plus.google.com/u/0/collection/UK5rXB

¿Qué sucedió en las elecciones generales del 09/09/2018 en el Reino de Suecia?
5 (100%) 1 vote