Quien gana el supermartes, gana la casa blanca

Recapitulación y Previsión de la batalla por ser el candidato del Partido Republicano

“Lo que está en juego en este día no es quién ganará en cada estado, es quién será el candidato”

“En el partido republicano no es que no quieran a Trump, sino que están maniobrando como pueden para que no salga”

 

Todo empezó la primavera pasada cuando se anunciaron las primeras candidaturas para presentarse a las elecciones presidenciales de 2016. Parecía claro que iba a ser el binomio Clinton -(D) vs. Bush -(R) el que acabase enfrentándose a la carrera por la Presidencia, ya que los demás candidatos eran más desconocidos y ambos contaban con el beneplácito del establishment de sus respectivos partidos.

Hasta que llegó el mes de junio. Aparecía entonces Donald Trump. Para su suerte, los debates comenzaron antes en el Grand Old Party (GOP) que en el partido Demócrata.

El primer debate fue en el mes de Agosto, y así uno a uno se fueron sucediendo cada mes hasta llegar Enero, en el que se celebraron dos –antes de que el 1 de Febrero empezaran ya las primarias por estados- y en este mes, que ha habido tres.

Tras el último debate celebrado el 25 de Febrero en la Universidad de Houston, en Texas, sólo quedan vivos Donald Trump, Ted Cruz, Marco Rubio, John Kasich y Ben Carson después de que todos los demás candidatos que había fueran anunciando que abandonaban la carrera presidencial, incluyendo a Jeb Bush que abandonó el pasado 20 de Febrero.

Los resultados de las elecciones primarias por ahora han sido los siguientes:

     

Sobre un total de 2.340 delegados, que son quienes luego eligen al candidato para las presidenciales, en el GOP Trump lleva 82; Cruz, 17; Rubio, 16 y Kasich y Carson suman 10 entre los dos. Según la página Real Clear Politics, todas las encuestas dan como favorito a Trump para ganar esta carrera, seguido de Cruz y Rubio:

Lo que está en juego en este día no es quién ganará en cada estado, es quién será el candidato que salga con más fuerza de entre todos los estados para poder luego ganar en los que quedan y conseguir la candidatura. En el supermartes se disputan un total de 624 delegados, más de un cuarto del total a repartir.

La distribución de los delegados y el estado de situación están como sigue:

  • Alabama, 50 delegados.

Se prevé una victoria de Trump con un segundo puesto para Marco Rubio, a pesar de que el Gobernador Robert Bentley ha dado su apoyo a Kasich.

  • Alaska (caucus), 28 delegados.

La última encuesta publicada en Enero pronosticaba un resultado ajustado entre Cruz y Trump.

Es un estado pequeño en el que no ha habido grandes esfuerzos de ningún candidato, pero Trump cuenta con el apoyo de una conocida política de allí: Sarah Palin, ex VP con Bush Jr.

  • Arkansas, 40 delegados.

Se prevé una estrecha victoria de Cruz seguida de un empate entre Rubio y Trump en el segundo puesto.

  • Georgia, 76 delegados.

Es el segundo estado más grande del SuperMartes después de Texas, y aquí Trump arrasa en las encuestas.

  • Massachusetts, 42 delegados.

Parece clara la victoria de Trump pero la cuestión es por cuanto, donde también está la esperanza de Kasich que sabe que en los estados del Sur tiene poco que hacer y espera ganar delegados en estados menos conservadores como este.

  • Minnesota (caucus), 38 delegados.

Es en el único estado del medio oeste en que se vota el SuperMartes, y parece previsible un triple empate entre Trump, Rubio y Cruz (http://www.startribune.com/rubio-clinton-take-early-lead-in-star-tribune-minnesota-poll/366314221/) .

Los resultados pueden ser similares a los de Iowa, en los que hubo muy poca diferencia entre los tres candidatos.

  • Oklahoma, 43 delegados.

Uno de los estados más conservadores del país, parece que también la victoria puede ser de Trump (http://newsok.com/poll-trump-leads-in-oklahoma-days-before-super-tuesday/article/5480910) que aventaja en 8 puntos (29% frente a 21%) a Rubio, en segundo lugar.

  • Tennesee, 58 delegados.

El gobernador Bill Haslam ha dado su apoyo a Rubio, pero las encuestas las encabeza Trump seguido de Cruz. Veremos, porque parece que hay muchos indecisos aún.

  • Texas, 155 delegados.

Si no gana Cruz se tendrá que retirar, y si no gana con contundencia, en el estado en el que fue gobernador, su campaña será casi inviable. Mucha presión para Ted en este estado en el que hace falta un mínimo del 20% de los votos para optar a delegados, así que es probable que sólo obtengan Trump y Cruz, quien lidera las encuestas pero necesita más que la victoria.

  • Vermont, 16 delegados.

El estado más pequeño de este SuperMartes, también de corte moderado y por tanto otra esperanza para Kasich, aunque parece que gana Trump seguido por bastante distancia de Rubio. Si Kasich no gana en ningún estado, también tendrá difícil su continuidad.

  • Virginia, 49 delegados.

Trump aventaja por más de 10 puntos a Rubio y a Cruz, pero al no haber un mínimo de votos para optar a delegados, es probable que se diluyan bastante.

  • Wyoming, 29 delegados

En este estado es el ganador quien se queda con todos los delegados que irán directos a la Convención de Julio del Partido Republicano a dar su voto a quien le corresponda. No está nada claro quien puede ganar aquí, así que habrá que esperar al escrutinio.

Estando así las cosas, y haciendo un breve resumen podríamos decir que con los datos disponibles a día de hoy, Trump ganaría en Alabama, Georgia, Massachusetts, Oklahoma, Tennesee, Vermont y Virginia; empata o gana en Alaska y Minnesota y queda segundo en Arkansas y Texas.

En Wyoming se mantiene la incógnita. Por tanto, y salvo sorpresa de Rubio o Cruz, que son los únicos que le pueden hacer sombra, lo previsible, lo que señalan todas las encuestas y según lo que hemos visto en las primeras cuatro elecciones en las que Trump quedó segundo en Iowa pero ganó en New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, lo más probable es que gane Trump. Y eso que el jueves pasado Rubio hizo un espléndido papel en el debate de la Universidad de Houston, pero aún así no ha tenido repercusión suficiente como para ganar esos votos que tanta falta le hacen para darle la vuelta a la situación.

Si gana Donald Trump, los temores de mucha gente de Washington DC se confirmarán,  ya que como es bien sabido, quien gana el supermartes, gana la designación como candidato a las presidenciales. Parece que es el turno de Trump, que tendrá que medirse frente al candidato demócrata que será o bien el senador por el estado de Vermont, Bernie Sanders, o a quien ha sido todo en política en Estados Unidos menos POTUS, Hillary Clinton.

No hay que dar a nadie por muerto hasta el final, porque las encuestas son nada más que eso, encuestas y pueden traernos muchas sorpresas. Además, según publicó hace un par de días el New York Times (http://www.nytimes.com/2016/02/28/us/politics/donald-trump-republican-party.html?_r=0), en el partido republicano no es que no quieran a Trump, sino que están maniobrando como pueden para que no salga.

Así que según un famoso político del siglo XX que decía que “la política es una guerra sin derramar sangre mientras que la guerra es la política con derramamiento de sangre”; la política está servida, que gane el mejor.

Autor: Álvaro Solé Torrecilla

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por CUNEF (Universidad Complutense) en la especialidad de Dirección Financiera; y en la actualidad trabaja en el departamento de banca de inversión de un conocido banco español, en el área de finanzas corporativas.

Para Álvaro la política es una pasión a la que dedica sus ratos libres: en redes sociales, redactando artículos, participando en debates y ponencias y, puntualmente, como asesor de campañas electorales. Sus áreas de mayor interés son la política española en general y la catalana en particular, además de la  política internacional, en especial la Unión Europea, Oriente Medio y Estados Unidos.

Quien gana el supermartes, gana la casa blanca
Valora este post