La sentencia a la Manada y el Convenio de Estambul

El día 26 de Abril se conoce la sentencia a un juicio muy mediático en España, el del grupo conocido como “la manada”, acusado de violar a una joven de 18 años, grabarla y dejarla tirada sin ropa y sin móvil en un portal durante las fiestas de San Fermín en Pamplona.

El 8 de marzo de 2018, España capturó la atención mundial con las manifestaciones más grandes a nivel global durante la celebración del Día Internacional de la Mujer. Tan sólo seis semanas después y a pesar de la expresión masiva de concienciación sobre el derecho de las mujeres a la igualdad en todas las esferas y a ser libres de violencia machista, la Audiencia Provincial de Navarra genera una oleada de conmoción nacional e internacional con su sentencia en el caso de la manada: La Audiencia concluye que no hubo violación al no existir indicios de violencia ni intimidación, según establece el artículo 181.3 del Código Penal. En consecuencia, impone una pena de 9 años por el delito de abusos sexuales y no de 22 años por violación.

La respuesta de la ciudadania ha sido de rechazo contundente. La conmoción por la decisión tiene como agravante el que uno de los tres jueces haya solicitado la absolución de los acusados dado, según él, el contexto de “jolgorio” de los Sanfermines.protestas madrid la manada

Protestas en las calles de Madrid el día que se dio a conocer la sentencia a la manada.

Fuente: Marina de Miguel García-Argüelles

calles de madrid sentencia la manada

Protestas en las calles de Madrid el día que se dio a conocer la sentencia a la manada.

Fuente: Marina de Miguel García-Argüelles

Con todo, no se ha hablado del hecho de que la sentencia y el artículo del Código Penal en el cual se basa, violan los derechos humanos internacionales y europeos. En 2014, España ratificó el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia domestica (conocido como el Convenio de Estambul). Este Convenio requiere de los Estados partes que enmienden su legislación y en concreto, en el Artículo 36 prevé:

  1. Las Partes adoptarán las medidas legislativas o de otro tipo necesarias para tipificar como delito, cuando se cometa intencionadamente:
  2. a) la penetración vaginal, anal u oral no consentida, con carácter sexual, del cuerpo de otra persona con cualquier parte del cuerpo o con un objeto.

A pesar de que el Convención de Estambul entró en vigor hace relativamente poco, los estándares se formularon el Consejo de Europa y del Parlamento Europeo hace años. La violación se define solo en términos de consentimiento, no de indicios de violencia o intimidación, como sigue requiriendo el Código Penal español, redactado en 2015. Los jueces reconocieron claramente la falta de consentimiento por parte de la víctima. El lema de las protestas “Hermana, yo si te creo” hace alusión directa al sexismo que subyace en que históricamente se exigían indicios de violencia como prueba de violación, mientras el testimonio de la mujer no era considerado prueba suficiente.

Esta revisión del concepto de violencia sexual no es nada nuevo. El problema con la sentencia, y con los jueces que no se han dado por enterados del Convención, es la aplicación de un código anticuado y un concepto de violencia de género que no está basado en la autonomía sexual de la mujer, lo cual viola las obligaciones internacionales legales del Estado.

¿Cómo es posible que cuatro años después de la ratificación del Convención de Estambul, España no haya modificado su Código Penal y que hoy lo anuncie solo en respuesta de las protestas?

Bajo la diligencia debida, los Estados están obligados a prevenir, investigar, perseguir y castigar las violaciones de derechos humanos. Mientras la Fiscalía ha confirmado que recurrirá para cumplir con la obligación de prevenir y castigar debidamente estos crímenes, España está en la urgente necesidad y obligación de asegurar que haya sensibilidad en las cuestiones de género y de que la judicatura ejerzan su papel con legislación del siglo XXI.

¿Dónde está el compromiso del gobierno de España con la aplicación del Estado de Derecho y el derecho que tanto proclama últimamente en otros asuntos de soberanía muy polémicos? Ha llegado el momento de exigir que se cumpla la aplicación del Convenio de Estambul y se modifique y actualice el Código Penal en todo lo concerniente a la violencia sexual.

 

 

 

Escrito por Lori Mann, abogada (J.D., Columbia Law School). Lori trabaja actualmente con varias agencias de la ONU para implementar la Convenio de Estambul, y fue co-fundadora de Women’s Link Worldwide. Traducido al Castellano por Luz Patricia Cajiao Murillo.

La sentencia a la Manada y el Convenio de Estambul
5 (100%) 3 votes