¿Qué sucedió en las elecciones del 26/03/2017 en Hong Kong?


Hong Kong y Macao son Regiones Administrativas Especiales (RAE) vinculadas a la República Popular China. En el pasado pertenecieron a la soberanía británica y portuguesa respectivamente; no obstante, su variada composición étnica añade grados de conflicto a su gobernabilidad. Con 777 votos de un órgano de 1.194 ha ganado Carrie Lam, quien defiende los intereses chinos sobre Hong Kong.

Si toda acción política radica en el cambio o en la conservación, el resultado electoral arroja dividendos favorables a Xi Jinping, es decir a la geopolítica del Partido Comunista Chino. El mar de China meridional significa: construcción de islas artificiales para reclamar 370 km a su alrededor, inmensas reservas naturales, 5.3 trillones de dólares de comercio anual, 12.4 millones de toneladas de pesca anual (15% de la producción marina mundial), 11 billones de barriles de petróleo anuales, 190 trillones de metros cúbicos de gas natural. Entre China, Taiwán, Brunei, Malasia, Filipinas y Vietnam se disputan 3 importantes archipiélagos: Spratly, Paracel y Pratas (unidas suman unas 200 islas), mientras que Estados Unidos mantiene patrullaje aéreo-naval en la zona.

El sudeste asiático es un área de fuego cruzado en el marco comercial y de esa manera se vienen edificando las relaciones entre los Estados que desde 1967 adoptaron ASEAN (Association of Southeast Asian Nations). Los miembros de ASEAN gozan de economías emergentes y conciben un bloque de integración política en donde convienen al tomar decisiones en materia de seguridad y defensa, levantamiento de aranceles, tratados de libre comercio, exploración conjunta de los recursos naturales en el mar del sur de China, mantener abiertas y seguras las rutas de tránsito marítimo, reformas monetarias, bancarias y financieras con miras a lograr buenos réditos en el mercado. Una de las extensiones de ASEAN involucra directamente a China junto con Japón y Corea del Sur en lo que se ha denominado ASEAN+3, dicho engrane es para el grueso de los especialistas el motor de Asia oriental perfilándose como una organización intergubernamental de máxima importancia en el desenvolvimiento de la economía y geopolítica mundial. La consolidación de Asia en nuestros días connota un fenómeno cíclico en la historia de las relaciones internacionales y significa una mudanza del epicentro de poder. La imbricación entre la Unión Europea (EU) y ASEAN, como por ejemplo la ASEM (Asia-Europe meetings), refleja el interés estratégico de invertir en un mercado que no descansa bajo el influjo de millones de consumidores en la región Asia-Pacífico.

A pesar de las cuantiosas ventajas, las fricciones entre los miembros ASEAN están a la orden del día y los intereses de Hong Kong contrastan con los de sus miembros alrededor del mar de la China meridional. Durante la Guerra Fría las relaciones del Sudeste asiático con China fueron de desconfianza y estrecharon manos muy lentamente. ASEAN fue inicialmente para China un agente hostil por su impronta pro-occidental y anticomunista. Las reformas de Den Xiaoping hicieron que China cambiara de estrategia y en lugar de tensionar decidió disipar los temores a la vez que bloqueaba a Estados Unidos y a Japón ganándose la confianza del sudeste asiático. Desde 1991 hasta la fecha, la cercanía actual de China, como importador de commodities y exportador de manufacturas, hacia ASEAN no implica relaciones de coerción, sino que se desenvuelve en un ambiente de permanente negociación y cooperación económica. La zona es militarmente muy sensible a las pretensiones del poder chino y el gobierno de Hong Kong viene a jugar un papel como operador ambidiestro que propugna la paz y dinamita las flaquezas de sus rivales en la subregión.

Por otro lado, y como si fuera poco, cabe destacar  las elecciones del 2016 en Taiwán que dieron como ganadora a Tsai Ing-wen, y esto exige la cautela de China con respecto a sus relaciones con Taipei, aún más cuando la candidata demócrata-progresista (DPP) ha mantenido contacto con los delegados diplomáticos del presidente republicano Donald Trump. Mujeres son clave en el tablero asiático. Inéditas como jefes de gobierno en Hong Kong y Taiwán, siendo electas por sistemas electorales tan  divergentes, uno más polémico que el otro. La pregunta importante no es ¿cómo serán las relaciones entre ambas mandatarias?, sino ¿cómo gobernará Carrie Lam a favor de China en medio de escándalos y creciente disidencia entre los pobladores de Hong Kong?

Autor: Roberto José Rivas Contreras

Cursando el 9° semestre en la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la Universidad Central de Venezuela. Se ha dedicado a la política universitaria formando parte del Centro de Estudiantes por dos períodos consecutivos. Se desempeña en la Secretaría General de la Federación Venezolana de Estudiantes de Ciencia Política​ (FEVECIPOL) y ha participado en eventos de alcance internacional así como en el Modelo de Naciones Unidas de la Universidad de los Andes (MONUA) en Bogotá. Se ha dedicado a las pasantías de apoyo docente cultivando su ímpetu por la investigación y el conocimiento de lo político.

¿Qué sucedió en las elecciones del 26/03/2017 en Hong Kong?
Valora este post