Trump perdió, ¿estamos tan seguros?

El sistema electoral de los Estados Unidos tiene un acorazado de controles verticales y horizontales puestos al Poder Político y a su abuso. Las elecciones congresuales a mitad del mandato presidencial están allí para blindar la autonomía entre el legislativo y la presidencia del Estado más poderoso del planeta. Para Trump por supuesto que se trata de un revés que acontece en las urnas; Trump se moverá ahora más advertido, nadie puede decir que está liquidado.

Las elecciones congresuales a mitad del período presidencial son vistas como un referendo en el que los votantes expresan su aprobación o malestar con la administración gubernamental. Muchos medios de la prensa internacional subestiman las opciones que le quedan a Trump al indicar que este es el primer paso del Partido Demócrata hacia el impeachment, sin embargo, hay que decir que la votación por los demócratas no obtuvo la mayoría que se miraba en los sondeos semanas atrás. El mapa que deja el proceso electoral muestra una división política sensible con inusual poca abstención, fuerte discurso en torno a la raza y al terrorismo, mucha tensión con poderes divididos a lo que se suma la más reciente rueda de prensa en la Casa Blanca en la que Trump peleaba con periodistas y retaba al Partido Demócrata a investigarlo, ¿le sirve al Partido Demócrata exacerbar las divisiones dentro del gobierno?

Ahora el Partido Demócrata carga con una pesada cuota de responsabilidad administrativa para lo que queda del período presidencial. Si proceden adecuadamente podrán convertirla a su favor de cara a las elecciones presidenciales del 2020, si erran les pasará factura todo el peso de su logro congresual, es decir que por un lado cumplirían, de lo contrario defraudan. El Partido Republicano controlaba ambas cámaras del Congreso, ahora se fortalece en el Senado, pero retrocede 32 curules en la Casa de Representantes.

 

El Partido Demócrata ganó en los números y en los mensajes. Por primera vez fueron electos:

Un candidato abiertamente homosexual como gobernador

Una candidata de ascendencia hispana y la más joven en ingresar al Congreso

Dos mujeres musulmanas

Más de 100 mujeres

 

Trump 2020

El presidente de la Federación Rusa ha sido y seguirá siendo un actor relevante debido a la controversial injerencia que tuvo sobre el proceso electoral estadounidense del 2016. Putin sabe muy bien que, si quiere avanzar geopolíticamente, necesita ganar tiempo y puede conseguirlo mientras Trump siga encabezando la Política Exterior estadounidense; Putin no tiene nada qué temer a una probable reelección de Trump en el 2020, más bien le sirve mucho que él siga erosionando las relaciones con la Unión Europea y con China. Sobre su probable reelección en el 2020 no olvidemos que los últimos presidentes Bush y Obama no ‘‘ganaron’’ las elecciones congresuales de medio mandato y aún así fueron reelectos en sus cargos; ¿podrá Trump repetir esto? Lo cierto es que le queda mucho con qué buscar la reelección y tiene quién le ayude desde afuera.

 

¿Qué puede hacer Trump con el Senado?

Nombramiento de jueces federales y controlar la Corte Suprema

Condicionar las apelaciones del Partido Demócrata a través de los tribunales

 

¿Qué puede hacer la mayoría demócrata en la Casa de Representantes?

Iniciar investigaciones contra Trump

Aprobar el presupuesto

En Política, no ganar no siempre es igual a perder.

Autor: Roberto José Rivas Contreras

Licenciado en ciencias políticas y administrativas por la universidad central de Venezuela.

Facebook y LinkedIn: Roberto José Rivas Contreras

Twitter, Instagram y Snapchat: @Roberto_UCV

Skype: roberto.rivas.contreras

Colección de ciencia política en Google+: https://plus.google.com/u/0/collection/UK5rXB

 

Trump perdió, ¿estamos tan seguros?
Valora este post